22.10.08

El edificio soy yo

El reporte de los daños señala un fallo estructural que amenaza con derribar la zona central del edificio. El daño ha sido denunciado en otras ocasiones, siempre posteriormente a una decepción amorosa de impacto considerable. Sin embargo, a partir de reparaciones superficiales y albañiles de dudosa formación en el oficio de construcción, se ha dejado para después la urgente colocación de los soportes internos que deberían incorporarse a la edificación.

El fallo se origina en los cimientos y se cree que su recuperación estructural implicará una gran inversión de tiempo y dinero. No se ha considerado nunca la demolición porque es evidente el valor histórico y el aporte arquitectónico del inmueble. No obstante, además de la inserción de columnas internas, es necesario iniciar un proceso de remodelación y restauración que le dé plusvalía al edificio.

5 comentarios:

Humo en tus ojos dijo...

¿Se te ofrece un ingeniero? ¿un arquitecto? ¿un plomero? ¿un electricista? Un administrador de obras por contrato? ¿un demoledor? ¿un restaurador? ... ¿o un combo de todos los anteriores?

Ana dijo...

temo de los albañiles de dudosa formación... aunque temo más de temer

Lo que me parece más importante es que sabemos que las recuparaciones que se realizaron acá no funcionaron; materiales de otras tierras y otros profesionales albañiles eran necesarios.

Ana dijo...

*La palabra de verificación del comentario pasado fue: STABLE... cuán raro resulta eso?!

Sirena de mentiras dijo...

No Anita... el problema es que la nacionalidad del albañil no tiene nada que ver. Y la palabra de verificación es una buena señal ¿no?

Humo: Todo eso lo remediaré pagándome a ver... es la única manera.

Humo en tus ojos dijo...

jajaja Anita si es que te tragiste la magia del bosque a poner orden!!!

Sire: A lo mejor después de la revisada te nace por dentro uno de cada uno de esos que digo....