17.10.08

Recolectando 11 (en una nueva canasta)

De camino a casa encontré una manta colgada de la baranda del parque. Dice: "Horacio, sé que soy bien tonta pero estoy 100% convencida que eres el amor de mi vida. Atentamente: Tu Cheep". Yo (que nunca he recibido serenatas) ahora agrego eso a la lista. ¿Por qué no? Eso está justo en el límite entre lo romántico y la escena de película de Hollywood en la que una pareja se besa y todos aplauden como si les importara. Casi, casi se pasa, pero no ¿o sí?

---------------------

Al lado de la oficina encontré un instituto de la UNAM. Entré, tomé un folleto y dije: "¿los extranjeros también podemos entrar aquí?". Me dijeron que sí, evidentemente... sólo a mí se me ocurre que me van a decir abiertamente que no...

Y como algunos saben que soy una Geek-wannabe... les cuento que he decidido terminar con la frustración que me genera el desconocimiento de cómo diablos funcionan estas máquinas que tienen teclas, pantallas y tarjetas madre... ¡cómo no, todo tiene una madre... y por supuesto, todas las madres molestan! Entonces, apenas pueda validar mis títulos en Costa Rica (o sea, apenas algún amigo se apiade de la imposibilidad de que sea yo quien realice esos trámites) voy a entrar a un curso que se llama "Introducción a la programación". ¿Qué importa si salgo huyendo diciendo "no es lo mío, eso no es lo mío"? La verdad, cuando quise aprender a tocar piano lo hice (la verdad, no aprendí mucho, pero al menos sé leer música a velocidad de una nota por minuto); cuando quise aprender alemán, lo hice (aunque ahora casi no recuerde nada); cuando quise aprender a cantar lo hice (aunque ahora mismo no cante ni en la ducha) y ahora que me frustro pensando que hay lenguajes desconocidos más vedados para mí que el japonés (me importa poco aprender el japonés) ya no puedo soportarlo. Si las compus son lo que son y si me sirven para tanto, yo quiero al menos saber cómo es que es que funciona eso del código fuente y el binario...

Lo más probable es que no llegue a programar jamás... pero la idea de todas maneras no es esa. Lo que quiero es entrar, asomarme adentro del software y comprender algo. Después de eso, ya no sé qué sigue.

------------------------

Ahora que soy ejecutiva en mis horas laborales... tengo que hacer mil malabares para vestirme como mi-misma sin ofender al resto de la gente de la oficina. Todos los días transgredo algo: hoyfui en jeans y botas rojas; ayer fui en pantalón con bolsas de parche; el miércoles me puse mi chaleco negro de intelectual (Calle 13 inside); el martes sí me pasé y me fui de oficinista, no lo vuelvo a hacer; el lunes me fui en jeans ajustados y me llevé en el maletín mis tennis naranja chillón... porque ese día fuimos a ver a Calamaro... Yo digo que así tendré que sobrevivir... porque uñas largas pintadas con logos de Chanel (lo juro, una compañera las usa) nunca tendrán lugar en mi vida...

Si un día me ven con uñas de esas por favor llévenme al hospital psiquiátrico más cercano.

-------------------------------

Me voy a comprar un libro. En esta ciudad no tengo carro y disfruto los placeres de la lectura cuando voy en el transporte público en horas no muy concurridas. Cuando todo está "hasta la madre" apenas agradezco seguir con vida y todas mis nalgas en su lugar.

6 comentarios:

Rich. dijo...

www.recolectivo.blogspot.com

Humo en tus ojos dijo...

wow esa idea de la programación me parece supercalifragilísticaespialidosa!
Las uñas de Chanel me tienen con una profunda intriga (esas uñas siempre anteceden personajes!!! jojo) y si te llego a ver con unas de esas, mejor organizo una recolecta para hacerte una operación de cerebro!!
Abrazo!

Solentiname dijo...

esas ciudades enormes tienen la gran ventaja de tener miles de tiendas de libros usados donde se esconde cada tesoro que hasta suspiro!

Ana dijo...

jajaja... me encanta la nueva version!
lo de oficinista es como el mal gusto (dejeme y explico) o sea: como la gente talentosísima que hace bretes de arte con técnicas buenas, pero el gusto en las patas... la oficinista se trae dentro y si no, no se desarrolla.

Rich. dijo...

¿Cuantas nalgas tienes? :P
Umm programación, admiro la voluntad que tienes al por lo menos querer aprender, hay un chingo de gente que preferiria mantener eso tan invisible como los buenos programadores quieren que sea.
Los lenguajes no son tan problematicos, la logica de programacion es la escencia y magia de todo esto, lo demas es mera albañileria.
Que bueno que te interese.
Saludos, Geek wannabe.

Sirena de mentiras dijo...

Gracias por el enlace Rich.

Humo: ¿verdad? No urge, pero mejor hacer la colecta por si acaso.

Sole: aún no he buscado libros usados, pero este fin de semana hubo feria del libro en el zócalo... y sí, cerca de ahí hay un callejón donde venden buenos libros... tengo que regresar.

Anita: pues igual que los tacones!!!!

Rich: gracias por apoyar... a ver cuándo me animo a desentrañar esos misterios.