25.11.08

Los momentos más tristes de mi vida siempre se dan a solas. No hay peor soledad, que cuando ni yo misma me defiendo, me quiero y soy incapaz de justificarme. Cuando nadie en el inmenso mundo me comprende pero tampoco me comprendo yo, ahí sí la vida se convierte en el mito de Sísifo y me rodea un acantilado por los cuatro costados.

No pasa frecuentemente, no hay quién lo sobreviva, pero sucede. En esos momentos, me miro al espejo y me descubro teniendo expectativas basadas en la pura ilusión o me doy cuenta de repente que nuevamente estoy metida dentro de la telaraña de la muerte.

Pero el peor de esos momentos desolados en los que se desnudan las excusas, las razones y sólo aparezco yo con mi cuerpo y el corazón destrozado, es cuando me doy cuenta (en pequeñas dosis, algo de bueno tendrá que no sean todas de golpe) que soy capaz de amar a seres que según mis principios, tendría que despreciar.

No se trata de engaño, no puedo esconderme detrás de esa desviación de la responsabilidad. No puedo decir que no sabía, que iba a ciegas, que me enredaron con palabras bonitas.

Si reviso mi lista de prohibidos y lo que me da asco, tengo labradas muchas de las características de personas que dejé entrar en mi vida (y por lo menos, de un guey-so que dejé entrar hasta lo más profundo de lo que soy y soñé con ser).

Algo está muy, pero muy mal.

No se trata de cambiar de lista, claro está. Se trata de dejar de mirar las maravillas que la gente podría llegar a ser y ver de una vez por todas la porquería que ahora es. Si me dice "soy un trapo" debo aceptar que sí, que es un trapo. Si me dice "no te vayas" debo escuchar que en el fondo, esas palabras vienen de un pobre egoísta que se aprovecha del amor. Si me imagino que en el futuro, tendré que cuidar de un desvalido incapaz de hacer un acto de amor, debo alejarme con toda la velocidad que den mis aventureros pies.

La lista no es la que está mal, la que está mal soy yo. Mirar a las personas como realmente son, despojarme de mis ojos de amor, es de las cosas más tristes que me han pasado. Sin embargo, se me ocurre que encontrar muy pocas maravillas, en lugar de creer que existen muchas, puede ser el principio de algo hermoso que depende solamente de mi.





(Lo malo, es que la madurez
y las buenas costumbres
no me quitan las ganas
de escupirte la cara).

23.11.08

Recortes de mi periódico

Me he burlado mucho del título del libro "Los Hombres son de Marte y las Mujeres son de Venus" pero hay ejemplos que me hacen dudar... y requerir de un "Chocolate Caliente para el Alma"...

--------------------------------------------------

Hoy escuché por primera vez el himno de México. Fue en el mejor lugar y en las mejores voces. Mágico. Gracias L.R.

---------------------------------------------------

No soporto la pareja Frida-Diego. No digo más para no herir susceptibilidades.

---------------------------------------------------

El arte religioso novohispano se me hace la mayor expresión de alienación que puede existir... Bueno no, la peor es que aún vayamos a los museos a verlo y no lo despreciemos como se merece.

----------------------------------------------------

Estoy volando sin instrumentos ni mapa de vuelo. Lo bueno es que ando muy, muy alto y es poco probable que me estrelle contra una montaña (o que la "narco/yunque-turbulencia" me haga caer en picada).

22.11.08

Son las leyes de la poesía, Humo


De formas mas que mágicas, puedo contestar a este post

De nuevo... Sally

Algunos dirán que no se pierde nada. Yo no. Tengo un pensamiento primitivo y considero -más o menos como esos que no se dejan tomar fotos porque les roban el alma- que cuando hago el amor, una parte del alma se desprende y se suma a la otra alma.

Es posible que se vaya y viaje hacia el norte donde hace frío, se cobije en las noches, se emocione cuando escucha una canción, se mire a ella misma en una foto y saboree unos burritos de papa.

Según mi mitología, ese pedacito de alma sigue siendo mío y crece, aprende, para que cuando regrese a encontrarse con su antigua casa, le hagamos una fiesta de bienvenida donde nos sentaremos todos a contarnos historias.

No necesariamente hay viceversa. No siempre me dejan un pedacito de alma reemplazando el que perdí, entonces se hace un pequeño corte que después cierra (todos, invariablemente cierran, a veces mal, a veces mejor).

Entonces no sé si cuando te recuerdo en medio de la selva o encima de una pirámide, es un pedazo de tu alma el que se emociona dentro de mí y me hace desear que estés ahí... o si es el pedacito que te llevaste el que se comunica conmigo a la distancia.

Sí sé que por eso, no soy lo que llamaríamos una "mujer liberada". Mi alma no es un recurso renovable. Se regenera, sí, pero no reaparece como la cola de una lagartija... yo sí recuerdo que en un momento dado, perdí pedacitos valiosos y únicos.

La experiencia va dejando huella y -por supuesto- miedo. De poquito en poquito se puede vaciar un mar y las sirenas, si están secas, se mueren.

En fin, que son tiempos de crisis y no tengo alma para prestar. Quiero mi pedacito de regreso.

20.11.08

La casa lejos

San Cristóbal de las Casas es como Puerto Viejo. No por el clima, hace un frío cabrón... sino por el tiempo. Algo se detiene y transcurre de otras maneras. Se parece a La Antigua Guatemala, pero sin exceso de gringos y sin que los turistas que se convierten en locales, lleguen a imponer su cultura. Aquí todo convive en una especie de alegría de vivir, fiesta eterna, injusticia, contradicción, miseria y niñas que sonríen sin saber que su futuro les depara tragedias. Dan ganas de llorar y a la vez, dan ganas de quedarse para siempre.

Toniná se parece a la Santa Ana de mi infancia, en invierno, cuando todo estaba verde y las ramitas de zacate de los potreros se llenaban de aretes de gotita. Se parece a Santa Ana pero con templos mayas.

Palenque se parece a la selva de Cocles. Las ginger se codean con las palmeras, las matas de banano y los gritos estruendosos de los congos. Los turistas alemanes no dejan disfrutar del lugar. Hacen ruido (lo propio de los congos, pero ellos no son congos). Para ellos es lo mismo, estar en Disney World que estar en las zonas arqueológicas.

No había encontrado en México ningún lugar parecido a Costa Rica. Encontré a Chiapas, donde dicen chunche y usan la expresión "ideay". Chiapas se parece a nuestro campo, no a nuestra ciudad. Como San José, no debe haber otra... a nadie se le ocurriría replicar semejante desencuentro con la arquitectura, el rescate histórico y la belleza.

En eso andaba.

12.11.08

Me da la gana contar así, en modo "querido diario"

No puedo evitarlo... cuando me mencionan a Tula, canto la Chula Mula...

------------------

Ayer, el doctor Simi me puso una inyección... casi lloro pero de lo decadente...

-------------------

Después de 8 años de ser melindrosa e incómoda comensal, la familia del Panda me convirtió en carnívora de nuevo... ahora puedo comer tacos de carnitas, tacos al pastor y sobre todo, quiero ir por los tacos de colores que me ha prometido NuEz

-------------------

El ratón gordo ya no entra pero trajo refuerzos. Y no, la trampa no sirve, ya lo nombré "Neto" y es mi nueva mascota... es eso o un gato (y la muerte de mi alérgico hermano)

--------------------

Saluden a mi nuevo doctor, el honorable doctor Simi


(detrás de esa carita inocente se esconde un médico con cara de depravado que hace cara de mayor depravación cuando le digo que me ponga la anticonceptiva... porque aquí en estas tierras, suceden cosas extrañas... las píldoras del día después se venden en el supermercado, pero los condones hay que pedirlos en la farmacia ante los ojos de desaprobación del público).

------------------

Tan tan

Me da miedo publicar esto :-/

Se puede vivir en la Ciudad de México. Lo que no se puede, es vivir con miedo.

Hoy por la mañana, un señor con un megáfono vendía las noticias: "mataron a balazos a un hombre en esta misma esquina". Es una de las esquinas que cruzo algunas veces cuando voy o salgo de la oficina. Por alguna razón, las probabilidades valen un carajo y todos nos asustamos pensando que pasará de nuevo en ese mismo lugar.

Me dicen que debo tomar taxi sólo en casos especiales. Me dicen que tome taxis de sitio, que cobran 11 pesos sólo para comenzar... Por alguna razón, pienso que los choferes de los taxis de sitio tienen como requisito el ser aburridos, nunca hablan, cobran caro ¿eso qué gracia tiene?. Los taxistas de los vochos verdes o los que me llevan en las mañanas de sol tardío a la oficina siempre me hablan de política: "ahora llamó uno a quejarse de que siempre hay obras, que el tráfico no se puede ya con tanta reparación en las calles... entonces llamó otro y le dijo que no le hable así a Marcelo Erbrard, que si le habla golpeado le hace berrinche ¿no ve que es un niño? Por eso, cerró Chapultepec para sus bicicletas... cerró Reforma para jugar con sus cochecitos de carreras... pone una pista de patinaje en El Zócalo... lo que hay que decirle es que deje de jugar con canicas, que deje de hacer hoyos en las calles, que se busque otro juguetito" o "¿sabía usted que el nuevo de gobernación tiene 6 hermanos más en puestos de gobierno? ¡Eso no pasaba con el PRI, había corrupción pero no hacían esas cosas, por eso ahora están ganando las elecciones, la gente quiere que regrese el PRI" o "Jesús Ortega le ganó a López Obrador la presidencia del PRD... y López Obrador sigue hablando de fraude... es que ese señor está ya mal". No dije nada... nunca opino... habría dicho que ya le pagaron a esos del PRD el regalito con la ley de PEMEX pero no opino, nunca opino...

Los de los vochos verdes o taxis tomados en cualquier parte, me hablan de ser agradecido: "no hay que quejarse ¿sabe señorita? siempre que uno tenga trabajo, lo demás viene... lo que hay que hacer es tener buena actitud y a uno le va bien en la vida, por complicado que se ponga, por mucha crisis que haya, si uno hace el trabajo con alegría, le va bien"; del valor del trabajo: "8 meses del año trabajo en los Estados Unidos, haciendo circuitos para máquinas registradoras... es que estudié de eso, antes trabajaba con tarjetas de esas que tenían huequitos, usted nunca vio una de esas... y como sabía hacer ese trabajo, la compañía se fue de aquí pero el patrón me llamó a que fuera... entonces, desde hace 12 años estoy allá 8 meses al año... es duro, pero la familia está bien y puedo tener una mejor vida".

Me parece imposible vivir siempre pensando que el taxista, el vendedor de tacos, la florista, el agente aduanal, el abogado, el que dice que sabe arreglar compus, el del sindicato (que cobra cuota semanal por "protegernos" de los problemas), el contador externo, el vecino que no sé si es un guarura, la muchacha que nos limpia la casa un buen día me va a hacer daño o me va a estafar.

En la vida me han estafado amigas falsas (ni mucho, tengo buen olfato), novios farsantes (ahí sí se me apagan las alarmas) y me estafa todos los días, cada minuto, un señor millonario llamado Carlos Slim. No sé cómo se vive desconfiando de la gente, no sé cómo se elige cuándo es más riesgoso caminar que tomar un taxi que muchos dicen, no es confiable... Si es así, nunca podré vivir en esta ciudad y tendré que irme.

No ando arriesgándome, no me creo superheroína ni protegida por un ángel de la guarda workaholic... pero tampoco pienso caminar todo el tiempo con temor. Ojalá no me pase nada feo ni grave... porque tendré que regresar a mi pueblito-ciudad, donde todas esas cosas malas también ocurren, pero aún no tenemos tanto miedo.

¿Por qué me da miedo publicar esto?
No sé, es una de esas cosas que da miedo decir, como si con eso, evitáramos que suceda.

10.11.08

Demasiada información

Han pasado algunas cosas, algo cambió y no he podido procesar muchos eventos, muchos lugares, muchas sensaciones. Llegaron dos visitas. A duras penas me sostengo, camino y no me pierdo en esta enorme ciudad, no imaginaba la enorme y dificultosa carga de tener alguien dependiente de mí. La alegría de su llegada por momentos más o menos largos, se convertía en angustia y molestia.

No sé si me he acostumbrado demasiado bien a la soledad, creo que no, porque la verdad, en esta ciudad tengo una amiga que desde el primer día me ha dado un lugar en su casa o mejor dicho, en su hogar, tengo un amigo que siempre está al pendiente de mí y otro, que cuando tiene tiempo, me invita a llenarme de buenas ideas y a comprender este enmarañado país. Nunca me siento sola.

Creo que no se trata de eso. Creo que es un asunto de libertad. No me gusta depender de nadie y de igual manera, no me gusta que dependan de mí. Aunque comprendo que esta ciudad amenaza, no me gusta llevar a alguien en el metro y darme cuenta que ni siquiera mira el mapa para aprender. Eso me deja una preocupación enorme porque pienso en el día que no vaya yo acompañando.

Tampoco me gusta que por ir conversando, me equivoque de sentido, se me crucen los cables y terminemos gastando dinero de más en taxis que no llevan a ningún lado. Me hace sentir insegura porque es bien débil el equilibrio que he logrado.

En otras palabras, no estoy lista para recibir visitas y guiarlas por la ciudad. Me encanta perderme todos los días en cada esquina a tres cuadras de mi casa, porque al fin y al cabo, quien se arriesga soy yo. Me angustia perderme si tengo sobre mis hombros, la responsabilidad que implica que alguien relativamente indefenso confíe en mí.

Esta semana, estaré en Chiapas y tendré el lujo de sentirme nuevamente turista. Alguien tendrá que orientarme... pero no depositaré mi autocuidado en alguien más... voy a tratar de aprender. Ya veremos qué pasa.

Algo cambió o tal vez no significa nada, pero adentro algo sucede y no he podido tramitarlo. Si dejo pasar mucho tiempo quién sabe si podré.



---------------------------

Y para restarle drama... ¡Muchas felicidades Camoteros! (en mi tierra decimos "chivita, chivita" cuando alguien queda picado porque pierde).


7.11.08

Me arde, me quema

Dicen que existe el karma, una cuenta por pagar que puede traerse de una vida pasada. Yo no sé nada de eso, pero me gusta el concepto, aunque no esté muy segura de que sea diferente de la culpa.

Muchas veces confundimos la culpa con el amor, como si el amor generara un malestar en lugar de bienestar. Eso es estúpido, por lo menos. El amor no es un paraíso, pero por principio, no debería arrasar con la tierra que le da cobijo para crecer. El amor no debería inclinar la balanza hacia el dolor, aunque siempre, el estar en ese estado de vulnerabilidad y apertura, implica pérdidas y rasguños.

Pero no es el amor, sino la culpa, lo que a veces no nos deja dormir tranquilos. No es el amor, sino la culpa, lo que nos hace sentir mal cuando le hacemos daño a otra persona. Sentir eso de "me duele verte así" no es amor, puede ser simplemente culpa.

He conocido mucha gente "adicta" a la culpa. No encuentro otra explicación para eso que les hace cometer siempre los mismos errores, hacerle daño a los demás, mentir, engañar y tratarlos como objetos. No es que no les importe un carajo (esos son los dichosos perversos que alguna vez, por un día, quisiera ser)... en este caso es gente que constantemente necesita sentir la culpa, por alguna extraña razón. Si me pongo abusada con las especulaciones psicoanalíticas baratas, digo que es muy probable que esa gente aprendió desde muy pequeña que la forma de buscar la mirada era quebrando floreros o ensuciando la cama. Tal vez se acostumbraron a que el amor se demostrara con el perdón, si no le perdonaban sus travesuras, no le amaban. Ashh eso da un poco de asco pero tal vez no esté yo tan perdida.

El otro día, un ex me preguntó cómo iban mis romances. "Todo se fue a la mierda" le contesté... "¿Entonces tengo otra oportunidad?" y le dije "no, para seguirnos queriendo, nunca tendrás otra oportunidad conmigo". Es uno de esa corta pero jugosa lista de adictos a la culpa en mi historia. Con el tiempo, llegué a perdonarle sus cabronadas, y un buen día me lo encontré, le di un abrazo y me sentí liberada del odio y el rencor. Fue un buen día. Se siente bien cuando nos paramos por encima de toda la mierda del mundo, de todos los resentimientos y nos damos cuenta que somos más que una lista de cuentas por cobrar y por pagar.

Y si hablamos de karma, la verdad, no sé muy bien qué es lo que estoy pagando. De veras que me pagan mal por mensa, no porque me lo merezca... Tal vez en mi vida pasada fui terrorista irlandesa... y me merezco pagar, porque me sigue pareciendo un poco sexy esa idea.

Por cierto, no dejen de leer esto "Del odio al amor hay sólo un paso" (eso explica muchas cosas).

4.11.08

Nunca falta un roto para un descosido

lo que abundan
son costureras
que se buscan un roto
y lo componen

sin saber que él
compulsivamente
siempre querrá
estar lleno de agujeros
y apenas pueda
tropezará inconscientemente
con cualquier alambre de púas


(inspirado por el comentario de Rich)

De ratones y hombres

En casa desde hace días teníamos la visita de un ratoncito. Nunca pudimos atraparlo, las trampas no funcionaron. En el fondo confieso que nunca quise que las trampas sirvieran... eso de despertar a media noche escuchando chillidos de ratón en sufrimiento no es lo mío... Hoy alguien tocó la puerta de la terraza... Yo no entendía, me asomaba y no miraba a nadie... era el ratón. El pobre ya está tan gordo que no cabe por la hendija que antes le permitía ser intruso en mi casa. Está tan gordo que ya ni me enternece. "Tan bruto, comió demasiado" pensé. Después recordé que otras criaturas llamadas humanas, cometen todos los días el mismo error... abusan del amor, abusan de la buena voluntad y un día de tantos (para dicha del hospedero), ya no caben por la puerta.

-------------------------------

Dice mi artista que encontró a la mujer perfecta... es más o menos parecida a la del chiste de la mujer que tiene cabeza plana para sostener la cerveza... pero esta es la versión mujer liberada... es perfecta porque no le pide que se quede... lo lleva de paseo, de baile, de lujuria y después le dice que no se preocupe... que ella es independiente y no lo necesita...

Yo creo que eso no existe, creo que es una de esas estrategias de conquista que usan la psicología inversa y terminan por dejarlos jodidos a los dos... Se lo digo y responde "el que hable de amor pierde, es la Europa de la recesión". "Ojalá sean del mismo tiempo de sangre" -le agrego- "sangre fría".

2.11.08

El vaso medio lleno

Están pasando cosas terribles, allá y aquí... Hay una doña Paquita en Costa Rica... a ella no le tratarán de quitar el pretróleo pero le quieren envenenar el agua. Hay una doña Miriam en México... a ella no le acaban de dar las peores noticias de los últimos años de su vida, pero le quitaron sus pesitos para rescatar a los ladrones.

Por todas partes hay malas noticias y eso no evita que celebremos la vida, que bailemos en la calle ante los ojos sorprendidos de los vecinos, que conversemos largas horas sin llegar a ningún punto (aunque ahora mismo estemos en fase temática repetitiva).

La vida es un coctel extraño. Tal vez hemos perdido demasiado tiempo tratando de descubrir cuáles son sus ingredientes, en lugar de saborearla y pedir que nos llenen el vaso una y otra vez.

Hacer grandes fiestas para recordar a los muertos, hacerles ofrendas y celebrar la vida, bien puede ser parte del secreto. Poder decir "Feliz Día de Muertos" aunque se acompañe de llanto, significa que es posible tomarse la vida con menos seriedad y solemnidad.

Pasan cosas terribles a toda hora, todos los días, pero también suceden cosas hermosas... como algunas familias, los amigos, las plantas que crecerán y darán flor, las sonrisas, los bailes, los perros y Los Chinelos, aunque esas cosas algunas veces se pesquen sólo un par de minutos.