20.11.08

La casa lejos

San Cristóbal de las Casas es como Puerto Viejo. No por el clima, hace un frío cabrón... sino por el tiempo. Algo se detiene y transcurre de otras maneras. Se parece a La Antigua Guatemala, pero sin exceso de gringos y sin que los turistas que se convierten en locales, lleguen a imponer su cultura. Aquí todo convive en una especie de alegría de vivir, fiesta eterna, injusticia, contradicción, miseria y niñas que sonríen sin saber que su futuro les depara tragedias. Dan ganas de llorar y a la vez, dan ganas de quedarse para siempre.

Toniná se parece a la Santa Ana de mi infancia, en invierno, cuando todo estaba verde y las ramitas de zacate de los potreros se llenaban de aretes de gotita. Se parece a Santa Ana pero con templos mayas.

Palenque se parece a la selva de Cocles. Las ginger se codean con las palmeras, las matas de banano y los gritos estruendosos de los congos. Los turistas alemanes no dejan disfrutar del lugar. Hacen ruido (lo propio de los congos, pero ellos no son congos). Para ellos es lo mismo, estar en Disney World que estar en las zonas arqueológicas.

No había encontrado en México ningún lugar parecido a Costa Rica. Encontré a Chiapas, donde dicen chunche y usan la expresión "ideay". Chiapas se parece a nuestro campo, no a nuestra ciudad. Como San José, no debe haber otra... a nadie se le ocurriría replicar semejante desencuentro con la arquitectura, el rescate histórico y la belleza.

En eso andaba.

2 comentarios:

Rich. dijo...

Parece que disfrutaste del viaje y tuviste un reencuentro con tus raices.
Saludos, Sirena.
retate, esa fue mi palabra verificadora.

Pato dijo...

Un puerto viejo en otro lugar y otro contexto...definitivamente voy a tener que darme una vuelta. saludos.