7.11.08

Me arde, me quema

Dicen que existe el karma, una cuenta por pagar que puede traerse de una vida pasada. Yo no sé nada de eso, pero me gusta el concepto, aunque no esté muy segura de que sea diferente de la culpa.

Muchas veces confundimos la culpa con el amor, como si el amor generara un malestar en lugar de bienestar. Eso es estúpido, por lo menos. El amor no es un paraíso, pero por principio, no debería arrasar con la tierra que le da cobijo para crecer. El amor no debería inclinar la balanza hacia el dolor, aunque siempre, el estar en ese estado de vulnerabilidad y apertura, implica pérdidas y rasguños.

Pero no es el amor, sino la culpa, lo que a veces no nos deja dormir tranquilos. No es el amor, sino la culpa, lo que nos hace sentir mal cuando le hacemos daño a otra persona. Sentir eso de "me duele verte así" no es amor, puede ser simplemente culpa.

He conocido mucha gente "adicta" a la culpa. No encuentro otra explicación para eso que les hace cometer siempre los mismos errores, hacerle daño a los demás, mentir, engañar y tratarlos como objetos. No es que no les importe un carajo (esos son los dichosos perversos que alguna vez, por un día, quisiera ser)... en este caso es gente que constantemente necesita sentir la culpa, por alguna extraña razón. Si me pongo abusada con las especulaciones psicoanalíticas baratas, digo que es muy probable que esa gente aprendió desde muy pequeña que la forma de buscar la mirada era quebrando floreros o ensuciando la cama. Tal vez se acostumbraron a que el amor se demostrara con el perdón, si no le perdonaban sus travesuras, no le amaban. Ashh eso da un poco de asco pero tal vez no esté yo tan perdida.

El otro día, un ex me preguntó cómo iban mis romances. "Todo se fue a la mierda" le contesté... "¿Entonces tengo otra oportunidad?" y le dije "no, para seguirnos queriendo, nunca tendrás otra oportunidad conmigo". Es uno de esa corta pero jugosa lista de adictos a la culpa en mi historia. Con el tiempo, llegué a perdonarle sus cabronadas, y un buen día me lo encontré, le di un abrazo y me sentí liberada del odio y el rencor. Fue un buen día. Se siente bien cuando nos paramos por encima de toda la mierda del mundo, de todos los resentimientos y nos damos cuenta que somos más que una lista de cuentas por cobrar y por pagar.

Y si hablamos de karma, la verdad, no sé muy bien qué es lo que estoy pagando. De veras que me pagan mal por mensa, no porque me lo merezca... Tal vez en mi vida pasada fui terrorista irlandesa... y me merezco pagar, porque me sigue pareciendo un poco sexy esa idea.

Por cierto, no dejen de leer esto "Del odio al amor hay sólo un paso" (eso explica muchas cosas).

2 comentarios:

Humo en tus ojos dijo...

¡aló???!!! ejemmm...
cosmovisitas por aquí....

Decía yo, que pensaba en Freddy Krugger y me desconcentré ¿es él????? :S... olvidé todo lo que pensaba, algo así como culpodependencia, culpovalidaación y culpokarma

Tuchis dijo...

buenas de dios, Saludos desde el mundo de los sueños, muy bacan tu blog......