12.11.08

Me da miedo publicar esto :-/

Se puede vivir en la Ciudad de México. Lo que no se puede, es vivir con miedo.

Hoy por la mañana, un señor con un megáfono vendía las noticias: "mataron a balazos a un hombre en esta misma esquina". Es una de las esquinas que cruzo algunas veces cuando voy o salgo de la oficina. Por alguna razón, las probabilidades valen un carajo y todos nos asustamos pensando que pasará de nuevo en ese mismo lugar.

Me dicen que debo tomar taxi sólo en casos especiales. Me dicen que tome taxis de sitio, que cobran 11 pesos sólo para comenzar... Por alguna razón, pienso que los choferes de los taxis de sitio tienen como requisito el ser aburridos, nunca hablan, cobran caro ¿eso qué gracia tiene?. Los taxistas de los vochos verdes o los que me llevan en las mañanas de sol tardío a la oficina siempre me hablan de política: "ahora llamó uno a quejarse de que siempre hay obras, que el tráfico no se puede ya con tanta reparación en las calles... entonces llamó otro y le dijo que no le hable así a Marcelo Erbrard, que si le habla golpeado le hace berrinche ¿no ve que es un niño? Por eso, cerró Chapultepec para sus bicicletas... cerró Reforma para jugar con sus cochecitos de carreras... pone una pista de patinaje en El Zócalo... lo que hay que decirle es que deje de jugar con canicas, que deje de hacer hoyos en las calles, que se busque otro juguetito" o "¿sabía usted que el nuevo de gobernación tiene 6 hermanos más en puestos de gobierno? ¡Eso no pasaba con el PRI, había corrupción pero no hacían esas cosas, por eso ahora están ganando las elecciones, la gente quiere que regrese el PRI" o "Jesús Ortega le ganó a López Obrador la presidencia del PRD... y López Obrador sigue hablando de fraude... es que ese señor está ya mal". No dije nada... nunca opino... habría dicho que ya le pagaron a esos del PRD el regalito con la ley de PEMEX pero no opino, nunca opino...

Los de los vochos verdes o taxis tomados en cualquier parte, me hablan de ser agradecido: "no hay que quejarse ¿sabe señorita? siempre que uno tenga trabajo, lo demás viene... lo que hay que hacer es tener buena actitud y a uno le va bien en la vida, por complicado que se ponga, por mucha crisis que haya, si uno hace el trabajo con alegría, le va bien"; del valor del trabajo: "8 meses del año trabajo en los Estados Unidos, haciendo circuitos para máquinas registradoras... es que estudié de eso, antes trabajaba con tarjetas de esas que tenían huequitos, usted nunca vio una de esas... y como sabía hacer ese trabajo, la compañía se fue de aquí pero el patrón me llamó a que fuera... entonces, desde hace 12 años estoy allá 8 meses al año... es duro, pero la familia está bien y puedo tener una mejor vida".

Me parece imposible vivir siempre pensando que el taxista, el vendedor de tacos, la florista, el agente aduanal, el abogado, el que dice que sabe arreglar compus, el del sindicato (que cobra cuota semanal por "protegernos" de los problemas), el contador externo, el vecino que no sé si es un guarura, la muchacha que nos limpia la casa un buen día me va a hacer daño o me va a estafar.

En la vida me han estafado amigas falsas (ni mucho, tengo buen olfato), novios farsantes (ahí sí se me apagan las alarmas) y me estafa todos los días, cada minuto, un señor millonario llamado Carlos Slim. No sé cómo se vive desconfiando de la gente, no sé cómo se elige cuándo es más riesgoso caminar que tomar un taxi que muchos dicen, no es confiable... Si es así, nunca podré vivir en esta ciudad y tendré que irme.

No ando arriesgándome, no me creo superheroína ni protegida por un ángel de la guarda workaholic... pero tampoco pienso caminar todo el tiempo con temor. Ojalá no me pase nada feo ni grave... porque tendré que regresar a mi pueblito-ciudad, donde todas esas cosas malas también ocurren, pero aún no tenemos tanto miedo.

¿Por qué me da miedo publicar esto?
No sé, es una de esas cosas que da miedo decir, como si con eso, evitáramos que suceda.

2 comentarios:

Ondina dijo...

Lindo post... me encantaría dejarte un comentario franco y amplio, pero francamente en estos momentos también tengo miedo. :s

Te creo, y lo siento.

Anónimo dijo...

Hola Sirena; recibe una demorada bienvenida a esta Ciudad; tenemos una amiga en común y algun día tendré el gusto de conocerte en persona.

PD. No tengas miedo, a lo mejor si tienes un angel guardian workholic.