28.12.08

"Unfortunately in a war ... sometimes also civilians pay the price" (Tzipi Livni)

No sé por qué me complico. La vida es simple y complicadamente, una broma. Y si existe un dios, es un perverso. No hay mucho que dudar ni discutir acerca de eso. De todas maneras, no creo que exista dios alguno. La vida es caos, nadie la guía, nadie la controla, nadie la gobierna.

El dios perverso viene al caso cuando leo las noticias. Es casi reconfortante imaginar que existe algo para echarle la culpa de la estupidez humana (ya saben, eso que llamamos libre albedrío). No lo hay. Lo que hoy pasa es culpa de los que votaron en EEUU, de los que votaron en Israel, de los que no votaron porque no les importa, de los demás países borregos, de la ONU, de Hamas, de todos es la culpa, excepto de las víctimas inocentes que están muriendo ahora mismo con cada letra l-e-t-r-a, sí.

Igual, prefiero maldecir a Bush y soñar que esta noche alguien entra a su casa a ahorcarlo. No, ni siquiera eso me sale... tan babosa que soy. Prefiero soñar que Bush mañana se despierta con un cerebro en lugar de la calculadora atrofiada que ahora tiene dentro del cráneo y soñar que mañana los de Hamas deponen las armas y permiten el regreso del menos-imbécil gobierno palestino que había antes... También prefiero soñar que los israelíes son un pueblo libre que mañana saldrá de su casa a exigirle a sus gobernantes que se dejen de farsas, que no asesinen más, que devuelvan a Palestina algo de lo mucho que ellos disfrutan hoy y que por una buena vez tomen decisiones pensando en algo más que el dinero.

Pero es mentira. No sueño ni una cosa ni la otra. Simplemente acepto derrotada, que el imbécil de Bush quiere cerrar con broche de sangre su putrefacto mandato. Y digo Bush, porque Israel no se mueve sin el "yes" asegurado, no existe duda alguna.

Es una masacre, una tragedia, una enorme desgracia para los palestinos y para los israelíes. Porque unos y otros se seguirán matando mientras siga existiendo gente que defienda lo indefendible. No se defiende a Hamas y sus provocaciones (aunque sean equivalentes a tirar una piedra). No se defiende al gobierno Israelí y sus ataques que "casualmente" asesinan a niños exactamente a la hora de salida de las escuelas. No se defiende a un gobierno ni a grupo alguno que hace todo lo que sabe que debe hacer para provocar a su enemigo, sabiendo que su jugada de ajedrez implica muerte y dolor.

Algunos países invierten en construir edificios de gobierno para reactivar sus economías, otros invierten en asesinar inocentes. Y luego gritan en Times Square el feliz año nuevo.




















Foto: Spencer Tunick, 1999.


Para los que creen en treguas

No hay comentarios.: