10.2.09

Como me lo recetó el doctor

... tan bonita la vida... como le dije unos piropos sobre lo maravillosa que era... se está luciendo... casi parece bruja...

Primero, me manda algo que parece ser un regalazo (tan grande que es de esos que no caben en la habitación, una no sabe ni donde acomodar y hacen que las gracias salgan como una mueca pero en el fondo, está una muy agradecida).

Segundo, me pone en el camino al nuevo amigo que conoce a un amigo que tiene un taller de poesía... El nuevo amigo le envía mis intentos y soy aceptada... para exponer mis trapos sucios al sol y convertirlos en trapos sucios mejor escritos...

Tercero, hace que una compañera de mi odioso trabajo cometa un error garrafal y me mande un correo donde me falta el respeto en niveles de causal de despido (no la voy a despedir, pero podría si yo fuera una mala persona que saborea el poder)... lo que me da la información que necesito para orientar a Industrias Superfluas S.A. de C.V. por un mejor camino (si logro llevarla a buen puerto, puedo largarme pronto).

Cuarto, le pido tiempo, le pido calma , le pido paz... y me receta varios días de retiro espiritual (por decreto, así como yo lo necesitaba) que me permitirán tomar las decisiones que hoy soy incapaz de tomar.

Aunque el mundo sea una mierda y nos estemos matando (no lo olvido, jamás lo olvido), la vida puede ser otra cosa.

1 comentario:

Ana dijo...

Superfluas... genial jaja

Y el buen camino de las Industrias suena alentador, dejar el barco lo más pronto posible es la mejor cura para las naúseas.

Taller de poesía: :) esperamos muchos trapos sucios al puro sol