4.2.09

Hoy almorcé conmigo

- Tal vez podría aprovechar a mis compañeros de oficina como personajes para escribir
- O sea que ¿ahora querés ser escritora?
- Bueno, esteee... no sé... ¿hay que decidir ser escritora o puedo seguir siendo todo lo demás?
- Pues no sé, pero justificar el quedarte en ese trabajo con la excusa de sacar personajes, me parece un argumento muy barato
- ¿Y si me quedo hasta que termine la tesis? Podría forzarme a terminarla pronto...
- O sea, que ¿la única manera de cerrar ese capítulo es torturándote?
- No pues, tortura tampoco es... después de todo Bukowski escribía después de trabajar clasificando cartas en una oficina postal
- Hmmm pero Sábato tuvo los huevos de abandonar la ciencia para irse a escribir y comer lo que fuera
- ¡Es que yo no puedo comer lo que sea! ¡Necesito una herencia como la que recibió Virginia Woolf!
- Dale con la tía Virginia... este trabajo te permite quedarte en México un tiempo más... ¿ya querés regresarte?

3 comentarios:

Ana dijo...

¿Y no estabas de tercera imparcial? O al menos mediadora

Humo en tus ojos dijo...

A ver, dejando de lado lo bueno y lo malo, ¿qué es lo que habría de interesante en quedarse? La que vota por el mal argumento bota porque está de uno de los dos lados. Y bueh... la tía Vic...tal vez ella tenga alguna idea de como ver el lado interesante.

Sirena de mentiras dijo...

Humito, casi todo es interesante de quedarme, excepto el trabajo (sobre todo porque ya lo estoy haciendo bien y eso es espantoso).

Anita, en eso estoy, tratando de mediar entre esas dos.