20.3.09


Humo me invitó a pararme en su alfombra de semillas de Guanacaste. Tal vez para curarme de tanto extrañar.

Con la ayuda de El Gimp y del Inkscape, descubrí que mis pies pueden estar en cualquier parte. Antes, estaban en la Pirámide del Sol en Teotihuacán. Mañana ¿quién sabe?

1 comentario:

Humo en tus ojos dijo...

EEheeeeeeeehhh!!!
Hasta ahora llego. Y cada fin de semana mi alfombra se hace más grade (además ya le dio alergia al INge la florcilla del árbol)