16.3.09

Se supone que antes de ser planta, debería ser semilla

Siempre pensé que lo que marcaba la diferencia entre que te dejen plantada horriblemente o con menor gravedad, era el lugar.

No es lo mismo que me dejen plantada en la esquina del Teatro Melico Salazar que en la casa, donde puedo ponerme la pijama y listo.

Eso pensaba.

Y no fue lo mismo, cuando una vez, el pianista me dejó plantada en mi fiesta de cumpleaños. Estábamos en La Maga (en la primera Maga, cuando era un bonito lugar), estaban todos menos él. Y yo miraba hacia la puerta algunas veces, disimuladamente... y él nunca llegó... como muchas otras veces hasta que un día le dije que se metiera sus promesas entre las uñas de los dedos del pie. Yo cumpliría apenas 20 años tal vez. Me prometí no permitirle a nadie eso otra vez.

Pero eso fue en la calle, pensaba.

Sin embargo, ahora entiendo que no se trata del lugar. Se trata de la ocasión. Se trata de qué tan importante es la compañía de alguien en algunos momentos de la vida.

Hoy, me puse la pijama pero igual no puedo dormir. Entonces da lo mismo. Para mí, es como si me hubieran citado en pleno Zócalo y estuviera esperando todavía... cuando los organillos no suenan, las campanas no repican, la bandera no ondea y no se escucha a los concheros bailar.

Pero gracias al insomnio, me encontré a mi artista en el mésenyer... son las 10 de la mañana debajo de sus pies y las 3 de la mañana debajo de los míos... Está pensando regresar a casa... así que nos pusimos a soñar como siempre hacemos y nunca cumplimos...

Sirena - yo creo que tenemos que comprar una finca y armarnos ahí la huerta, nuestro centro cultural, nuestro cine... y aprendemos oficios
T: de acuerdo! pero lejos
Sirena - vos hacés los zapatos, yo hago... las camisas
T: y pinto la casa bien alegre
Sirena - sí... y sembramos
T: el huerto por las mañanas, ver llover por las tardes, hacer canales de riego naturales, tu las flores yo la fruta, yo las vacas tu las gallinas? yo busco libros, tu pelis. quieres un lugar asi?
Sirena- sí, eso quiero
T - ya existe. esta lejos y llueve mucho, es hermoso

2 comentarios:

Solentiname dijo...

para mí, el dolor de eso de se rplantado es quién te lo hace. En tu caso, al menos, el plantador ni se imaginó la ventana enorme que abría.

Sirena de mentiras dijo...

Sí Sole... en eso tenés razón. Lo peor es que este plantador era muy importante. Es... ¿para qué te digo que no si sí?