29.3.09

Un lujo y un desperdicio

Es bueno, de todas maneras, ir cumpliendo la lista de deseos para realizarlos antes de morir. Nunca se sabe cuánto tocará y lo mejor es no perder tiempo.

El viernes, cumplí uno de mis deseos. Fui al concierto de Peter Gabriel. No voy a decir que estuvo maravilloso, pero tener la oportunidad de ver a un señorón de la música como él, aunque no sea en su mejor época, es un lujo.

Creo que ya no me quedan cosas así en mi lista de pendientes. Lo mejor es que me vaya inventando unas nuevas porque si no ¿quién quita que al pisuicas se le antoje que ya le vaya a amenizar las fiestas?

----------------------------

A mí me dijeron que iba a jugar la selección de fútbol de México contra la selección de fútbol de Costa Rica... no me dijeron que venían los mejengueros de los domingos en La Sabana.

Digamos que el sábado, conocí el Estadio Azteca y que no me pasó lo que a Calamaro.
Digamos que el sábado me puse la camiseta roja que me trajo Vic (tan lindo Vic).
Digamos que el sábado, volví a recordar que muchos ticos me caen mal (especialmente los futboleros y sobre todo, las futboleras que creen que diciendo "nicas" o "indios" insultan a alguien más que a ellas mismas).
Digamos que mi amigo tico me salió con la hablada del patriotismo. O sea, yo tendría que salir del estadio diciendo que la sele no hizo el ridículo para que le tenga amor a la patria. Yo -entre otras cosas- voté por el NO y me partí el lomo por eso... ¡no me vengan con mamadas!
Digamos que mi amigo mexicano, se tuvo que pasar de sector porque la pasión lo estaba ahogando. Regresó cuando terminó el partido, nos subimos a los asientos y nos dimos un abrazo gigante... para que no se diga que estaba yo enchilada.
Digamos que mañana no tengo que ir a la oficina a que se burlen.

3 comentarios:

Victor EM dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Victor EM dijo...

Digamos que siempre es bueno dar un abrazo de carne y hueso, más allá de un cyber abrazo...

cyber abrazo para ti!!

Sirena de mentiras dijo...

¡ehhhhhhhhhhhh! Sí Vic, no hay nada como un abrazo de los de a de veras...