13.4.10

Despacio

Ya sé, ya sé. Este lugar está feo y oscuro, tenebroso. No hay nada qué temer, no es un estado de ánimo, sino lo que se ha dado en llamar "la dejazón". Entre mis prioridades, no está remozar este blog, porque según yo, ando cambiando el mundo en los otros lugares.

Además, tengo una luciernaguita que me alumbra a ratos por las noches y eso me emociona mucho más que pasar la noche editando un banner.

Pero para no exagerar, voy a quitar el negro. Paso 1.

6.4.10

Tic Tac

Valentina ha llegado a decir, que si de todas maneras los hombres nunca maduran, lo mejor es buscarse uno bien joven, para que al menos, le quede la esperanza.

El caso es que por una razón u otra, Valentina se la ha pasado muy pero muy bien con muchachos más jóvenes que ella. Porque claro, la sabiduría popular no se equivoca, y con los años, algunas cosas van decayendo y el fervor de la juventú no dura (bis) para siempre.

Ahora, le ha dado por preguntarse si eso está bien.Es oficial: Valentina ha entrado en crisis de calendario. Piensa buscarse un divorciado decaído.

4.4.10

El retorno de lo reprimido

Sirena es mi mejor parte. No he podido acallarla pero la he obligado a andar por ahí con complejo de inferioridad: calladita, modosita, tímida, insegura.
Pero desde hace días, meses, no sé (es que no le pongo mucha atención cuando ando demasiado ocupada) está punzándome desde adentro. Primero le pidió a su hermano que le hiciera una sirena, después se puso los aretes de sirena comprados en Tlalpan el año pasado. Días después decidió escribir un correo, para saber si era posible perdonar. Ayer compró una sirena de madera para colgar en su nueva casa y hoy envió otro correo otorgando el perdón. Hace rato ya que anda leyendo blogs que no debe, como queriendo reencontrarse con este lugar.
Después habló con el Humo y leyó el blog de Sole. Entonces encontró las razones que necesitaba para convencerse de que volver aquí no es un retroceso, sino una estrategia de supervivencia de la libertad de escribirSE. Se puede bien escribir en otros lugares, pero Sirena necesita escribirse a ella misma y eso no tiene cabida en otro mar.
La autocensura es pésima consejera, cuando una lo que necesita es mirarse las mierdas como son (y también las maravillas). Si una necesita confesarse al espejo y las palabras son el espejo que se tiene a mano, entonces debe hacerlo, sin que importe mucho el nombre o el temor a regresar a un lugar donde alguna vez se fue tremendamente infeliz.
Y por eso estoy (estamos) aquí hoy. Porque hace falta dejar salir a la Sirena. Porque me había equivocado.

Fui y vi sí señores

Subibaja, de David Aguilar

Canta un maniquí, ahora aquí, que jugaría a la ruleta
tanto frenesí que distinguí que el mundo es una maqueta,
el día me dirá que estoy equivocado,
pero está la melodía que dirá que estoy desafinado
y no es cierto aunque sé que en unas horas puedo
ver sangrar la línea porque siempre pasa algo
que lo nubla todo.
                        
Ya ves que el mundo es subibaja y no perdona
el tiempo, el equilibrio inexplicable
por eso, mientras ande aquí de este lado del cristal
voy a enloquecer
que ya una vez pasó que al saber finito el sol
lo dejé caer

Este porque sí de ser así, desfachatada marioneta
me dejó salir a relucir mi corazón en patineta,
el día me dirá que apunte con cuidado,
pero deja la osadía que dirá que estoy desubicado
y no es cierto aunque sé que puede ser que de repente
claven uñas porque siempre pasa algo
que lo nubla todo
               
Ya ves que el mundo es subibaja y no se aguanta
las urgencias de romper el horizonte
por eso, mientras ande aquí de este lado del cristal
voy a enloquecer
que ya una vez pasó que al saber finito el sol
lo dejé caer

Este colibrí, nomás así, te rayaría ultravioleta,
falta carmesí para vivir como se come una paleta
y el día ya dirá que estoy desubicado
el día me dirá que estoy equivocado



.....................

Después vendrá un post sobre el proceso que llevó a que esta cuenta se reactivara hoy.