23.11.12

Un recadito


Cuando pase esta anticipada crisis de los 40, no gastés las yemas de tus dedos en escribirme.

Y que te ayude Freud con todo y su barba, porque yo no lo haré.